GOLPE, una mujer rota

En esta obra se experimenta una puesta en escena minimalista con proyecciones y un juego lumínico que va generando un ambiente claustrofóbico, llevando al espectador a ver y a sentir el dolor, el encierro y el miedo que sufren las mujeres sometidas a la violencia doméstica.

La obra tiene dos personajes: un hombre (Raymundo Estay) que recorre el espacio con diferentes símbolos femeninos que utiliza y manipula , para después mostrar el encierro y agonía que vive una mujer golpeada (Natalia Cuéllar).

La atmósfera sonora narra la distorsión de las relaciones violentas en una música romántica que se va desvirtuando hasta llegar a sonidos incómodos y agresivos.

La prensa especializada ha dicho:

Son 45 minutos de profunda humanidad que transporta al espectador
de la ficción a la realidad.

Leopoldo Pulgar, www.biobiochile.cl (26/07/16)

Golpe hace que el butoh se vuelva el lenguaje perfecto para representar en vivo frente a nosotros una vivencia tan desgarradora.

Pedro Labra Herrera, Diario El Mercurio (02/08/16)

La interpretación de Cuéllar es solida, refleja su amplio recorrido y manejo en el lenguaje butoh.

Marietta Santi, www.santi.cl (09/08/16)

golpe19